jueves, 10 de abril de 2014

Poleá con coscorrones (receta gaditana)










No os podéis imaginar el tiempo que hace que no comía Poleá con coscorrones, es así como llamamos  en Cádiz a esta preparación, también son conocidas así en Huelva y Sevilla, en otros lugares se llaman gachas dulces.
Os cuento un poco de esta receta. Estas ricas Poleás eran, hace muchos años, en tiempos difíciles, un plato base en la gastronomía de casas humildes, hechas a base de harina, agua y mucho amor, se utilizaban especias para aromatizarlas y darle un sabor agradable.
Recuerdo tardes de meriendas a base de Poleá en el patio de mi casa, a veces hasta de cena lo tomábamos, ya que era un plato contundente para finalizar un duro día de juegos.
Los tiempos cambiaron y nuestra poléa fue evolucionando a mejor y mas sabrosa si cabe, ahora se utiliza leche, que le da mas sabor y cremosidad y un poquito de anís, que en aquellos tiempos no existía mas que en los baches (bares de barrio) y en el mueble-bar de alguna familia pudiente.
Hoy en día esta tradicional receta gaditana se encuentra en la carta de postre de algunos y mas prestigiosos restaurantes de nuestra provincia. 
Se puede tomar en caliente como plato, de merienda o fresca de la nevera como un exquisito postre, ya ven lo polivalentes que son!! Las tomamos con pan frito a cuadraditos, en Cádiz son llamados coscorrones, en otros lugares son picatostes... 
Llevaba muchísimo tiempo sin prepararlas, de hecho mi hijo es la primera vez que las ha comido y tiene 20 años!... eso si, le ha encantado, habrá que repetirlas muy pronto.

Si te gustan mis recetas puedes seguirme en mi página de Facebook, EL DULCE PALADAR, donde verás recetas diariamente.


 Para esta poleá con coscorrones necesitamos:


Ingredientes para 4 platos de postre

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 trozo de cebolla
2 cucharadas  de matalaúva en grano
100 g de harina ( yo le puse de repostería, es mas fina)
4 cucharadas de azúcar
1/2 litro de leche
1 copa de anís seco
1 trozo de pan cortado a cuadraditos (coscorrones)
Canela  molida





Preparación:
Antes que nada vamos a freír los trocitos de pan que pondremos en una sartén con aceite de oliva, muy al pendiente por que se fríen en un pis pas, dejamos reservados para el final mientras procedemos con la preparación.
En una sartén o recipiente antiadherente, ponemos el aceite, cuando esté templado agregamos la cebolla y la matalaúva, dejamos freír un poco y los retiramos, dejando solo el aceite aromatizado. La cebolla se utiliza para endulzar el aceite.




Agregamos la harina, el azúcar y la copa de anís, vamos mezclando  muy bien con ayuda de una pala de goma o cuchara  de madera, hasta que cueza un poco, luego agregamos la leche poco a poco sin dejar de remover  hasta conseguir una crema lisa y sin grumos.

Repartimos en los platos de postre, añadimos los coscorrones que teníamos reservados y espolvoreamos con canela molida.






Podemos comerlas tal cual, calentitas, en las meriendas de inviernos son una maravilla y fantásticas contra el frío.También podemos conservar en la nevera  y comerlas de postre, serán  un triunfo total en la mesa.






Yo quiero aprovechar este post para presentarlo al concurso que Las chachas están celebrando con motivo de su segundo aniversario en la red, este concurso tematizado abara recetas tradicionales, de nuestros lugares, de nuestros abuelos o aquella que te trae tantos recuerdos de niñez... yo no he visto mejor opción que estás ricas Poleás con coscorrones. Por eso la presento al concurso ''Dos años cocinando con las chachas''  pinchando en el logo del concurso puedes ver las bases y aun estás a tiempo de participar.














15 comentarios:

  1. Nosotros en casa somos andaluces pero no la he preparado nunca, pero sí a mi padre que ya no está entre nosotros, comentar de la polea y que le gustaba mucho de pequeño. Besos y gracias por recordarme a mi padre.

    ResponderEliminar
  2. No conocía este postre, pero tiene que estar riquísimo, la pinta es inmejorable, tengo que probarlo

    ResponderEliminar
  3. En mi casa se conocen como gachas dulces... y las solemos hace para el día de Todos los Santos, 1 de Noviembre, es la tradición. En casa nos gustan mucho. Geniales. Bs.
    Julia,

    ResponderEliminar
  4. Hola Adeli
    Te diré que yo las he comido porque a mi abuela le salían de maravillas, desde que falto no las he vuelto a comer......
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa!!!
    Acabo de descubrir esta receta y me he quedado totalmente alucinada............me muero por probarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hablar de polea,es conectar con el recuerdo, de tardes en casa de mi abuela rodeada de primos y ella cocinandolas para nosotros! Riquísimas! Para mi desde entonces son un postre de dioses! Las adoro! Y las tuyas tienen una pinta inmejorables!!! Dicen: COMEME! Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  7. Hablar de polea,es conectar con el recuerdo, de tardes en casa de mi abuela rodeada de primos y ella cocinandolas para nosotros! Riquísimas! Para mi desde entonces son un postre de dioses! Las adoro! Y las tuyas tienen una pinta inmejorables!!! Dicen: COMEME! Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué de recuerdos me trae la poleá, Adela!!! Mi tío Juan nos la preparaba cuando íbamos al Puerto en verano. Yo la he hecho un par de veces y es riquísima! Un besazo, paisana!

    ResponderEliminar
  9. que pinta tiene este plato, nunca habia oido hablar de polea

    ResponderEliminar
  10. Que rico, sería plato humilde, pero tiene que estar delicioso!! Una presentación preciosa!!! Besitos
    Carlos-Chocoboss

    ResponderEliminar
  11. hola en semana santa vi este postre en Sevilla y me llamo la atención es parecido a unas gachas dulces que se hace por Granada pero se le pone el pan tostado y miel de caña. He mirado varias recetas de Poleas y no se si es un error o es asi en tu receta pones cebolla? me choca creo que seria cascara de limón por lo menos es lo que he visto en otras.

    ResponderEliminar
  12. Me encantan , en casa se hacen para el dua de todos los santos para cenar. Lo único que lo diferencia es que no lleva la cebolla...

    ResponderEliminar
  13. No conocía este maravilloso plato del que me acabo de enamorar...me parece realmente impresionante, así que me llevo la receta sin demora. Lo que me llama poderosamente la atención es lo de sofreir cebolla, pero me imagino que tendrá su sentido...Tengo que probarlo sin falta. Gracias por compartir. Bss

    ResponderEliminar
  14. Precisamente este pasado puente de la Inmaculada lo hemos preparado en la casa de campo que hemos estado y no sabes bien como esta y a que poco supo. Sin lugar a duda que esta tuya tiene una pinta espectacular y me encanta.
    Tengo que decirte tmbien que me encanta todo lo que aqui guardas y con que mimo esta cada una de las recetas que he visto hasta ahora asi que si no te importa voy a seguir viendo. Decirte que para lo que desees me tiened por www.lacocinadeltiti.blogspot.com. Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Yo la he hecho en casa en algunas ocasiones y nunca le he puesto cebolla.Tampoco le pongo la copa de anis, ya que las semillas de matalauva le dan suficiente sabor. Es un postre muy rico!! Soy de Huelva.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario y por ocupar tu tiempo visitándome, este blog esta escrito con muchisimo cariño para compartilo con vosotr@s, Me alegra y me motiva cada palabra que me dejáis, intento de contestar a todos en la medida de lo posible, un gran abrazo a tod@s.

También le puede interesar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...